chirimoyas-sevilla--

Comenzamos la temporada de la chirimoya, una fruta rica en vitaminas B y C.

La chirimoya tiene un gran afecto saciante y es regulador del nivel de glucosa en sangre gracias a la fibra que posee que dilata la asimilación de la glucosa en el tiempo.

El beneficioso efecto de la fibra en nuestro organismo junto a la cantidad mínima en grasas que contiene la chirimoya, consiguen arrastrar con el colesterol malo, absorber los ácidos biliares y regular la flora intestinal, reduciendo así los niveles de colesterol.

Y lo más curioso, es que las semillas de la chirimoya mezcladas en el agua de colonia o alcohol repele a los piojos y los elimina, la sustancia que desprende la semilla de esta fruta es tóxica para ellos.

 ¿PARA QUE SIRVEN LAS PIPAS DE LA CHIRIMOYA? 

Una alternativa natural para combatir los piojos son las recetas que podemos elaborar en casa a base de ésta dulce fruta, la chirimoya.

La chirimoya se utiliza para eliminar las liendres, concretamente lo utilizado son las semillas, con las que se prepara una mezcla con alcohol.

¿QUÉ SE NECESITA?

Para preparar la disolución anti piojos, sólo necesitaremos:

¿CÓMO REALIZAR LA MEZCLA?

Una vez reunidos los ingredientes el primer paso para elaborar la receta anti piojos es machacar las semillas hasta que se queden hechas polvo.

A continuación, las introducimos en el envase de vidrio y le añadimos la bebida alcohólica.

Después, tapamos bien el tarro y dejamos reposar la disolución aproximadamente 1 semana.

Es necesario, todos los días, agitar el líquido para que quede homogénea la disolución.

¿CÓMO APLICARLA?

Una vez transcurrida la semana de reposo de la disolución, untarla en el cabello con precaución para evitar el contacto con los ojos y envuelve la parte de la cabeza con cabellos en una bolsa de plástico durante 15-20 minutos.

Pasado los 20 minutos usar un peine anti piojos para retirar todos estos insectos que saldrán con facilidad.

Si no podemos acabar con ellos la primera vez podemos repetir el tratamiento 3 veces a la semana hasta que consigamos hacer desaparecer a cada uno de ellos.